Cada miembro del equipo de Matamua está especializado en un campo diferente, una unión virtuosa de psicología, escritura, diseño e inventiva que ha hecho posible la creación de esta pequeña idea-cuento de hadas.

Somos Martina, Bea, Raquel y Álvaro. Aquí comenzamos, paso a paso, a contarles la historia del nacimiento de «Hay una vez».

Hoy te presentamos a Martina!

Los padres a menudo me preguntan cuál es el mejor momento para hablar con sus hijos de como han venido al mundo y cómo tratar el argumento con ellos. La idea de hacer este cuento de hadas empieza aquí.

Martina Mele

Me llamo Martina Mele, soy una psicóloga especializada en la terapia de personas que tienen que elegir el camino de reproducción asistida para ser padres, ofreciendo apoyo psicológico antes, durante y después del tratamiento.

Trabajo en Ginemed, una clínica de fertilidad en Sevilla. Me ocupo de la recepción de los pacientes internacionales, especialmente de los pacientes italianos; durante este recorrido, me comprometo a ser siempre un punto de referencia para ellos.

Cuando me imaginé por primera vez «Hay una vez» pensé en todas las familias que he conocido en estos años, su fuerza, esperanza y…. preocupación. Ayudarles a vivir una experiencia emocionalmente fuerte de una manera positiva fue el impulso para dar vida a este proyecto.

«Hay una vez» empieza aquí, con la intención de contar bien y a todos, de una manera sencilla y eficaz, algo que a veces parece imposible.

Desde donde empecé

La reproducción asistida es un tema cada vez más debatido y que afecta a un número creciente de personas. Sin embargo, en muchos países sigue siendo un tema difícil de tratar.

Las razones son diferentes. Tiene que ver con el estigma social de la infertilidad, así como con el temor de que la revelación pueda comprometer la relación del padre con el hijo. Sin embargo, guardar el secreto es un error porque los niños pueden experimentarlo como una gran traición por parte de los padres.

Donde me dirijo…

Con «Hay una vez», Bea, Raquel, Álvaro y yo tratamos de ayudar en el proceso de normalización de esta compleja experiencia que a menudo genera en los padres una sensación de insuficiencia. Además, la reproducción asistida representa un tabú que cuesta mucho revelar fuera del círculo familiar más estrecho y que, sobre todo, es difícil contar a los niños.

Nos gustaría hablar de ello. Y para disipar un miedo que, aunque irracional, afecta a un gran porcentaje de personas que han completado este camino.

Dónde me gustaría llegar

Queremos que cada niño tuviera en casa un cuento de hadas que hable de cómo nació, que sea leído con y por sus padres, que revivan juntos los buenos momentos de su aventura común y que se sienta orgulloso de haber nacido del amor y del deseo.

Nos gustaría que «Hay una vez» fuera adoptado por los psicoterapeutas como herramienta valiosa de trabajo con niños para fomentar el diálogo sobre un tema tan delicado.

Eso es todo por el momento. Gracias por haberme leído hasta aquí.

Mostrar comentariosCerrar comentarios

3 Comments

Dejar un comentario