Todo niño tiene derecho a tener libros con los que identificarse y que reflejen su propia realidad.

Pocos podrían argumentar en contra de esta afirmación, y sin embargo, durante mucho tiempo los libros infantiles han contado sus historias desde una perspectiva estrecha, excluyendo de su narrativa a una gran parte de la población. Por ejemplo, la inclusión de familias con padres del mismo sexo en las páginas de los libros ilustrados es un logro reciente. Las razones de esta visión parcial son diversas, y no estamos aquí para enumerarlas: lo que buscamos es acelerar el cambio.

Matamua Books ha decidido crear libros en los que nadie se sienta excluido. Con nuestras historias queremos ayudar a las familias a comprender el presente a través de contenidos que inspiren tanto a niños como a adultos. Queremos motivarles para que deseen construir un futuro mejor en el que sean reconocidos todos los colores y situaciones en las que vivimos tanto nosotros como nuestro entorno.

Libros bajo demanda

La edición tradicional edita los libros que podemos encontrar en las librerías, y tiene un proceso de producción sencillo: se imprime un cierto número de ejemplares, todos iguales, todos al mismo tiempo. Cada libro ofrece solo una versión de la historia: el protagonista es un niño o una niña, rubio o moreno, tiene un gato o un perro como mascota, y cuando crezca será astronauta o científico.

Con los libros personalizables, en cambio, las versiones se multiplican gracias a la posibilidad de poder personalizar la historia a través de la elección de algunas variables en el momento de la compra, que se lleva a cabo, como todo el proceso, en la web de la propia editorial. El libro se envía en ese momento a imprenta: un ejemplar único, creado por y para la persona que acaba de comprarlo. Una vez impreso, se envía a la dirección indicada. Una innovación increíble que convierte al libro en una herramienta democrática de una manera que no hubiéramos imaginado hace poco.

Cuando se habla de libros personalizados se suele pensar en proyectos que en los últimos años han llamado la atención de los adultos, entusiasmados por tener libros con el nombre de su hijo o hija en la portada, y con protagonistas de características similares a las de sus niños gracias a una amplia gama de opciones de personalización centradas en la apariencia física. Sin embargo, en Matamua hemos intentado ir más allá: hemos querido crear un espacio donde todos tienen cabida, especialmente aquellas minorías de las que nunca se habla. Minorías formadas por millones de personas que también merecen tener libros con los que poder identificarse. Nuestro objetivo no solo es hacer que cada niño se sienta único y especial, también es mostrarle que hay mucho que le une a los demás seres humanos más allá de la apariencia física.

El primer libro personalizado para familias

Con este objetivo hemos lanzado “Hay una vez”, un cuento ilustrado que explica que no hay familias diferentes, sino solo familias. Sean dos madres o una sola, un padre y una madre o dos padres, el amor y el cariño que les une son los mismos. “Hay una vez” nos cuenta que la familia va más allá de quién la compone y de cómo se formó, y que los prejuicios solo sirven para hacer daño. Al dar la posibilidad de personalizar la historia a través de la elección de las figuras parentales y las aventuras y desventuras afrontadas para convertirse en madres o padres de una niña, un niño o una pareja de gemelos, todos pueden crear su propia historia.

Cambiando el tipo de historias que contamos a los niños, podemos cambiar el mundo. Mostrando a los niños lo que sucede a su alrededor, podemos hacer que la sociedad sea más inclusiva. Nuestros libros existen para ayudar a conseguirlo.

Mostrar comentariosCerrar comentarios

Dejar un comentario